CRIM (Razzmatazz 2, Barcelona 29/12/18)

Siempre es emocionante ver a un grupo marcar un hito en su propia carrera y ofrecer un concierto que sea recordado especialmente tanto por la banda como por los asistentes. Este fue sin duda el caso de Crim y su sold out en Razzmatazz 2, algo que el propio cuarteto no terminaba de asimilar y una importante muestra de buena salud de los tarraconenses y del punk rock estatal. Y es que ver a novecientas personas dándolo absolutamente todo en el concierto de un grupo de rock en catalán que no llega a los diez años de carrera y que no cuenta con los apoyos de grandes medios –demasiado ocupados sobrepublicitando a otros artistas que no serán mencionados en esta santa web – dibuja una sonrisa en la cara de cualquiera que quiera seguir pensando que el rock sigue vivo y con ganas de bronca, lejos de los estadios y los saturados macrofestivales.

Batec

La labor de calentar motores recayó en dos bandas, los catalanes Batec y los mallorquines Bay City Killers. Los primeros practican un punk que guarda muchas similitudes con el de los cabezas de cartel – también el idioma – y salieron a matar pese a tener que enfrentarse a una sala aún bastante lejos de llenarse, sonando realmente compactos y mostrándose convencidos a la hora de presentar sus canciones.

Bay City Killers

Bay City Killers eran la nota discordante, por practicar un rock de tintes más melódicos que podía recordar a ratos a Hot Water Music o incluso a The Gaslight Anthem. Aun así fueron ganándose al público, especialmente porque fueron la banda con más presencia y energía sobre las tablas, y ofrecieron un buen show que personalmente me dejó con ganas de ver más y de escucharlos más atentamente.

Crim

Con el aforo completo, ahora sí, llegaba el momento de Crim. Tras la intro – curiosa elección el ‘Genesis’ de Ghost para un concierto de Punk Rock – sonaban los primeros acordes de ‘Potser No Hi Ha Final’ y la sala se venía abajo. Le seguían ‘Himnes Contra El Temps’ y ‘Ullals De Llet’, adelantando la predominancia de temas de ‘Pare Nostre Que Esteu A L’Infern’ en el set list. Ningún problema, no sólo porque el último largo del cuarteto sea un dignísimo sucesor del celebrado ‘Blau Sang, Vermell Cel’, si no porque el público coreaba y cantaba las canciones nuevas como si fueran clásicos que conocen desde hace años. Con un sonido potente y limpio y puesta en escena pausada que cae sobre los hombros de Adri, guitarra y voz – cuyo desempeño vocal mejora mucho en directo – los de Tarragona disparaban canciones de sus tres álbumes casi sin descanso ante un Razz 2 sumido en la euforia colectiva. Crim han conseguido no sólo publicar tres grandes discos de punk y labrarse una buenísima reputación en directo, de algún modo se han convertido en punta de lanza de un movimiento que aglutinó en la mediana de Razzmatazz a rockeros de todos los pelajes y los unió en una comunión como pocas veces podemos presenciar en conciertos de grupos -tan desacertadamente denominados – locales. Porque al presenciar la entrega de banda y público en canciones como ‘Maneres De Viure’ o la despedida tras ‘Castells De Sorra’ y ‘I Ara Et Sents Trist’, en la que Adri era incapaz de contener las lágrimas; uno tiene claro que ha presenciado algo más que un simple concierto. Si bien el guitarrista Quim nos adelantaba en nuestra entrevista que lo que veríamos es a cuatro amigos pasándolo bien, lo cierto es que la impresión era de estar viendo a novecientos. Esa sensación de unión es la misma razón de ser del punk, el hardcore o el oi!, y Crim la lograron sin ninguna duda.
Está claro que el pasado 29 de diciembre será una fecha que los chicos de Crim no olvidarán en mucho tiempo. Y los asistentes tampoco. La puesta de largo de ‘Pare Nostre Que Esteu A L’Infern’ no podría haber sido mejor. Y si siguen en la misma línea, imagino que aún van a haber muchas alegrías. Para ellos y para nosotros.

TEXTO: ISAAC MORA

FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

Deja un comentario

*