CRADLE OF FILTH/MOONSPELL (Salamandra, L’Hospitalet de Llobregat 15-12-18)

Se llenó la grande de Salamandra, para acoger un fantástico doble cartel, compuesto por Cradle Of Filth y unos “very special guests” Moonspell. Ambas bandas llegaban con sendos nuevos discos bajo el brazo, y en un estado de forma, a priori, excelente.

Así, muy puntualmente, Moonspell se subieron al escenario, ante una sala abarrotada. Comandados por un inapelable Fernando Ribeiro, y con una teatral aparición, los portugueses comenzaron su set con la extensa intro, “Em Nome Do Medo”, para continuar con la versión “metalizada” del mismo tema, contenida en el álbum ‘Alpha Noir’. Magistral inicio de show, que continuó con el tema que titula su reciente trabajo, “1755”. Confieso que no he seguido a fondo la carrera de Moonspell, pero, ¡Demonios! ¡Estos tipos me hicieron disfrutar de lo lindo con su show! La banda descargó un set soberbio, basado casi completamente en el nuevo disco; un trabajo conceptual sobre el terremoto que asoló Lisboa en 1755, cantado íntegramente en portugués. Los temas nuevos sonaron a gloria, gracias a un sonido cristalino, y, cómo no, al estado de gracia en que se encuentra la banda. Así, temas como “In Tremor Dei”, “Desastre” o “Ruínas”, fueron recibidos por la audiencia como auténticos clásicos. En cuanto a Ribeiro, es imposible resistirse a la simpatía y el carisma que irradia en escena, y tuvo al público comiendo de su mano desde el primer minuto. Poca concesiones al pasado, pero muy destacables, como “Eternal Night”, o las infaltables “Alma Máter” y “Full Moon Madness”, redondearon una actuación impecable.

No lo tenían nada fácil Cradle Of Filth, para superar la descarga de Moonspell, y, si bien las huestes de Dani Filth cumplieron con creces, no puede decirse que su actuación alcanzase la excelencia. No obstante, tras la célebre intro “Ave Satani”, del imprescindible film “The Omen”, la banda salió a matar con la venenosa “Gilded Cunt” (se me ocurren pocos temas mejores para iniciar un concierto de estas características), y con Dani Filth dando sus característicos saltitos, y rayando a muy buen nivel con su voz. Puede que sus agudos ya no sean tan rotundos, pero el tipo se mantiene en muy buena forma. “Beneath The Howling Stars” y una excelente “Blackest Magick In Practice”, desembocaron en la primera selección de su soberbio nuevo álbum, ‘Cryptoriana – The Seductiveness Of Decay’, en forma de una incandescente “Heartbreak And Seánce” que puso la sala patas arriba. La formación actual de la banda es impecable a nivel instrumental, pero quizá se echan en falta músicos con el carisma y la presencia escénica de ilustres ex miembros como Paul Allender o Robin Graves. No obstante, el guitarrista Richard Shaw se reveló como un excelente solista, con una imagen muy teatral y llamativa. La elegante teclista canadiense, Lindsay Schoolcraft arropó muy bien a Filth con las voces operísticas, y el batería Martin Skaroupka estuvo absolutamente intratable durante todo el show. Volviendo a lo que dio de sí el concierto, para celebrar el vigésimo aniversario de ‘Cruelty And The Beast’, la banda interpretó íntegramente la fantástica suite “Bathory Aria”, para continuar con la vitriólica “Dusk And Her Embrace”. Estábamos viviendo los mejores momentos del show. Una más atmosférica “The Death Of Love”, y la magistral “You Will Know The Lion By His Claw” (también del nuevo disco) finalizaron la primera parte del concierto. Tras una segunda intro, la banda reapareció en escena con “The Promise Of Fever”. Fue en esta segunda parte, donde, en opinión de quien suscribe, se perdió un poco el ritmo del concierto. Incluir un tema nuevo a estas alturas de show siempre es peliagudo, y, pese a la innegable calidad de “Achingly Beautiful”, la cosa no acabó de despegar. Tampoco ayudó una demasiado etérea “Nymphetamine (Fix)”. Pero no dramaticemos. Y más si, las dos últimas salvas de la noche fueron una gloriosa “Her Ghost In The Fog” (ahora sí que la banda se aplicó a fondo), y la sempiterna, pero eficaz “Born In A Burial Ground”, que dejaron totalmente extasiada a la audiencia. En resumen, un rotundo éxito de público, y notables actuaciones de ambas bandas, que nos brindaron una gótica velada de metal y oscuridad a partes iguales.

EDU A.CRIME

Deja un comentario

*