CHET BAKER ‘Let’s Get Lost’ (Bruce Bewer)

lets-get-lost-cover-02 (Avalon/Fnac)

En esa imaginaria lista de mejores documentales musicales de todos los tiempos, servidor no tiene ningún tipo de duda que muy, pero que muy arriba estaría este film sobre uno de los músicos malditos por excelencia del jazz: Chet Baker. Filmado en 1988 poco antes de su muerte, la cinta nos muestra (en acongojante blanco y negro) un crepuscular retrato del hombre que lo pudo tener todo. Su imagen y expresiva belleza tanto al cantar como al soplar su trompeta hicieron sentir incómodo al mismísimo Miles Davis, pero el uso y abuso de estupefacientes le llevaron a ser la piltrafa humana que vemos en el documental. Sí, el retrato mostrado del músico es crudo e incluso lacerante pero, aunque él ve claro que su vida se le está escapando como arena entre los dedos, sigue siendo un ángel que vino a consumirse en este planeta. Su voz, todavía transmitiendo como pocas, ajada en ocasiones, pero de una emotividad que palpita, y su trompeta fue hasta el final de sus días el perfecto canal conductor de su atormentada alma. En contraste con su arte, tenemos también entrevistas con esposas, hijos, novias y amigos que no dejan bien parado su nivel humano. Aunque creo que nunca será justo poder juzgar las acciones de un adicto. Imprescindible su visionado, tanto si eres seguidor o no: esto es un retrato de un ser humano que tendría que interesar a todo el mundo y servir, de paso, como introducción a un legado musical que nunca deja de emocionar.

XAVI MARTÍNEZ



(Siguiente) »



Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*