CARPENTER BRUT ‘Leather Teeth’

Con nocturnidad y alevosía, Carpenter Brut publica un nuevo álbum por sorpresa mientras las personas de bien duermen. Pensándolo bien, tiene todo el sentido del mundo. “Leather Teeth”, el nuevo artefacto del artista francés, se presenta pisando fuerte: El disco dice ser la primera parte de una nueva trilogía (su primer largo, “Trilogy”, era la unión de 3 eps editados anteriormente) y la banda sonora de una película inexistente sobre un adolescente llamado Brett Halford que acaba liderando una banda de heavy metal para llevarse a la chica. Unas cuantas referencias metaleras para un trabajo en el que Carpenter Brut deja claro que el heavy metal de los 80 es una influencia que va más allá de lo estético. Eso sí, sólo a ratos.  Porque no todo es oscuridad en los 32 minutos que dura “Leather Teeth”. ‘Cheerleader Effect’, pese a la colaboración vocal de Kristoffer Rygg (vocalista, entre otros, de Ulver) se adentra sin complejos en el technopop, mientras que ‘Sunday Lunch’ podría colarse  – solo de saxofón mediante –  en la escena de cama de esta película ficticia. Para compensar a los melenudos más recalcitrantes, ‘Leather Teeth’ y ‘Monday Hunt’ (que suena a música de final boss de cualquier videojuego) muestra al Carpenter Brut más vicioso y dispuesto a mantener contentos a todos los rockeros que, por improbable que pareciera, se han unido a su causa. Especialmente con la estrella del disco, ‘Beware The Beast’, con Mat McNerney de Grave Pleasures en la voz, una bomba de oscuro glam metal totalmente convencida de venir de otra época y en la que el francés se revela como una versión discotequera de Ghost. Siendo ésta una página de rock es difícil tratar este ‘Leather Teeth’ desde una perspectiva diferente. Pero lo que es seguro es que Carpenter Brut ha sabido ganarse los corazoncitos de miles de seguidores del metal – sobre todo en directo, donde se acompaña de batería y guitarrista y enfatiza el lado más rockero – y en este álbum no los ha dejado atrás. Sintetizadores, cuero y laca para la banda sonora de una película que, admitámoslo: Todos hubiéramos ido a ver.

ISAAC MORA

Deja un comentario

*