CANNIBAL CORPSE ‘Red Before Black’

(Metal Blade)

Cannibal Corpse supone un ejemplo de integridad y honestidad en este, a menudo, cenagoso mundillo del metal. Creadores de todo un subgénero, -el Brutal Death-, los de Buffalo han construido su carrera sin hacer ningún tipo de concesiones. Comandados por los incansables Paul Mazurkiewicz y Alex Webster, batería y bajista respectivamente, y únicos miembros originales del grupo, puede decirse que Cannibal Corpse son un poco como los Iron Maiden del metal extremo: tipos sencillos con vidas normales, pero con un sentido de la ética profesional inquebrantable. Pues bien, tres años después de su último trabajo, ‘A Skeletal Domain’, Cannibal Corpse vuelven con nuevo disco bajo el brazo. Su título: ‘Red Before Black’. Este nuevo álbum ha supuesto toda una sorpresa para éste que suscribe, ya que, si bien considero que no existe disco flojo de Cannibal Corpse, el último trabajo del grupo que realmente disfruté fue el descomunal ‘Evisceration Plague’ (2009). Los más recientes ‘Torture’ (2012) y ‘A Skeletal Domain’ (2014) me parecen trabajos algo dispersos, más enfocados hacia la técnica que a construir canciones memorables. En el álbum que nos ocupa, Cannibal Corpse han ido directos a la yugular. Aquí lo que priva es la velocidad y la brutalidad a partes iguales, como muy bien atestigua la inicial “Only One Will Die”, toda una declaración de intenciones, y fuerza bruta en estado puro. ‘Red Before Black’ –el tema- posee un estribillo endiablado, y desemboca en “Code Of The Slashers’, primer single y uno de los puntos álgidos del disco. Llegados a este punto, parece evidente que las influencias más “thrash” están a flor de piel, y, por momentos, parece que uno está dentro de un disco de Slayer, si no fuera por la afinación más grave, y el escalofriante vozarrón de George “Corpsegrinder” Fisher. La maligna “Shedding My Human Skin” y “Remaimed” bajan un poco las revoluciones, pero prevalecen los puñetazos en la boca del estómago como “Heads Shoveled Off”, “Scavenger Consuming Death”, o  la dañina “Destroyed Without A Trace” con un trabajo de guitarras quirúrgico, a cargo de Pat O’Brien y Rob Barrett. Se nota, y mucho, que Erik Rutan (Hate Eternal y ex Morbid Angel) vuelve a estar tras los controles, e incluso se luce con un soberbio solo en “In The Midst Of Ruin”. Sin duda, el hombre ideal para producir a Cannibal Corpse. Como golosina para los más avezados, la edición digipack contiene un segundo disco, adecuadamente titulado ‘Blood Covered’, con siete rotundas versiones de bandas que Cannibal Corpse consideran una influencia. Así, podemos disfrutar de revisiones muy acertadas de “Endless Pain” (Kreator), “Demons Night” (Accept), e incluso de todo un “No Remorse”, de Metallica. Un aliciente más para hacerse con este excelente nuevo trabajo.

EDU A. CRIME

Meta

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*