BOB WAYNE (Rocksound, Barcelona 23/10/18)

Me sorprendió ver que no hubiera sold out para esta nueva visita de uno de los referentes del outlaw country de la actualidad. Pero al menos la sala presentaba una buena entrada, y hay que reconocer que a los que decidimos acercarnos a la sala de Poblenou Bob nos obsequió con un concierto de ovación y vuelta al ruedo. De hecho esta era la tercera vez que lo veía sobre las tablas y me atrevo a afirmar que esta ha sido la mejor de todas. Quizás decidió sacrificar (al menos en formato banda, aunque el encargado de la Telecaster y la Steel guitar tocó como pocos) su vena más roots y acentuar su faceta más directa. Dicho y hecho, desde el primer momento que se subieron al escenario la fiesta no decayó y se palpaba en el ambiente que el concierto estaba calando hondo entre los asistentes. El pistoletazo de salida se dio con la muy indicada “Hell Yeah”, y a partir de ahí una sucesión de himnos outlaw country pero de espíritu transgresor y muy rock & roll; la acelerada “Till The Wheels Fall Off”, la hilarante “Everything’s Legal In Alabama” o la irresistible “Driven By Demons”  nos mantuvieron en danza aunque también nos dio respiro con piezas más calmadas pero de mucha solera como la muy Johnny Cash “Dope Train” o “Still Truckin’”. El momento más celebrado llegó con “Fuck The Law”, cantada como (no podía ser de otra manera) “Que se joda la ley” tanto por Bob como el público que ya estaba montando una buena algarabía. Quizás el momento más prescindible de la noche lo protagonizaron las versiones de The Rolling Stones o Led Zeppelin que ya nos llevaban hacia el final de la velada. Bob todo actitud, desparpajo y comunicación seguía hacia adelante no sin antes calmar el ambiente con la emotiva “Blood To Dust”. Tras noventa minutos un único bis que era obligado por la brutal conexión que hubo entre público y artista, y que inteligentemente dejó el recital en el punto de ebullición perfecto. Es posible que a nivel compositivo Bob Wayne se haya quedado un poco anclado en una formula, pero con conciertos como este no hay duda de que seguirá creando afición ahí por donde pase. Hell fuckin’ yeah!!!

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS; LECUMBERRY

Deja un comentario

*