BOB WAYNE (Rocksound, Barcelona 08/03/19)

Tercera vez en poco más de tres años que acudo a un concierto de Bob Wayne. El concierto anual del de Seattle se ha convertido ya en una bonita tradición para muchos. Además, todas las veces han sido en Rocksound, sala de la que Bob es confeso fan; y yo también.

Por tanto, miel sobre hojuelas. Para la ocasión se presentó sin banda: a pelo, a tumba abierta… les dejo a ustedes elegir el símil. Embarcado en una gira suicida en solitario en la que va a intentar batir el record de conciertos en un año, que está en trescientos nueve, recorriéndose medio mundo. Poco menos de media entrada en la sala de Poblenou, sin duda el concierto de Jared James Nichols y Laura Cox en la Nau hizo daño, pero el pequeño grupo de fieles que nos congregamos allí hicimos el suficiente ruido para que se crease el ambiente propicio.

Con puntualidad sureña Bob tomó el escenario pasadas las nueve y media y comenzó a desgranar su repertorio. En principio venía a presentar su nuevo disco previsto para publicarse en primavera titulado “Rogue” pero tras tres clásicos suyos como son “Hell yeah”, “Dope train” y la irónica “Everything´s legal in Alabama” se dirigió al público y nos preguntó qué queríamos que tocara, un tipo de la primera fila se arrancó solicitando la intensa “Blood to dust” y se produjo un punto de inflexión. Pasamos de un concierto más o menos ortodoxo (todo lo ortodoxo que puede ser un concierto de Bob Wayne) a ser un grupo de colegas que se reúne en el local de uno de ellos y van pidiendo canciones mientras vacían la nevera de cervezas. Sonaron entre otras “Ghost town”, “Fuck the law”, “Sam Tucker” “Workin man” y “Mr. Bandana” creando un repertorio único pues Bob comentó que en cada concierto le piden canciones diferentes.

Así pues, durante los más de noventa minutos que duró esta reunión de colegas Bob tuvo tiempo de repasar casi todos los álbumes de su ya generosa discografía, de presentarnos un tema de su inminente nuevo álbum acústico, de torear a un insensato que le pidió “Crazy Train” de Ozzy Osbourne (pues si bien grabó el tema para su cachondo disco de versiones “Hit the hits” como bien le dijo Bob, tiene nueve discos grabados, como para tirar de versiones. No tocaba), de hacerse una desastrosa story para instagram con nuestra colaboración, de enseñarnos a hacer su característico pitido de tren, de invitarnos a una barbacoa en su casa en Alabama (nos contó que le han visitado fans alemanes y suecos y que los ha recibido sin ningún problema y ha pasado el día con ellos), de contarnos las historias que le han servido para componer éste o aquel tema y de acordarse (siempre lo hace) de Javi Ezquerro dedicándole “Hillbilly heaven”.

Concierto de nota alta que no decayó ni un segundo y que puso de manifiesto el nivel que tiene Bob Wayne como cantante, guitarrista, compositor, entertainer y como storyteller. Aparte de todo esto se encarga del merchandising  y conduce la furgoneta. Artista y currante. Te queremos Bob, por nosotros como si vienes dos veces al año.

NICO GARCÍA

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*