BLACK SABBATH: CINCUENTA AÑOS DE SU DISCO DE DEBUT (IV)

Uno guarda en la memoria muchos recuerdos musicales de los que impactan: la primera vez que escuché a Pantera con su tremendo ‘Cowboys From Hell’, la primera vez que vi a los Stones en directo, cuando descubrí a los Manic Street Preachers con la maravillosa “A Design For Life»… la lista es muy larga pero, desde luego, entre todos ellos, uno de los más inolvidables fue cuando Black Sabbath me atraparon para siempre. El culpable de que eso sucediera fue un doble recopilatorio que me compré después de oír hablar mucho de la banda, y con la intención de introducirme en su mundo, y sobra decir que ese doble compacto cumplió debidamente su función. Porque quitarle el plástico a un CD que en su portada lucen unas tumbas iluminadas por la tenue luz de la luna y que empiece a sonar “Black Sabbath», la canción, es algo que te deja tocado para siempre. ¿Qué demonios era eso? Nunca en mi vida había escuchado algo tan oscuro y poderoso como eso, y nunca más lo he vuelto a escuchar. Es chocante pensar en que si una canción como esa a mí me dejó sin palabras, ¿cómo debió dejar a la gente en aquella época? El golpe debió ser tremendo porque, aunque bandas como The Doors o The Velvet Underground ya habían demostrado con su música que los días de paz y flores estaban quedando atrás, esto era otra cosa muy diferente que dejaba claro que los tiempos ya habían cambiado.

. Como no podía ser de otra manera, me acabé comprando todos sus discos clásicos, todos ellos intocables, pero ese debut… ahí es donde está la esencia más pura de la banda. Y esa portada… ¡Esa portada! Contemplas esa fantasmagórica imagen y ya sabes lo que te vas a encontrar en los surcos de ese vinilo. Esos riffs salidos del averno, ese sonido tan único y atronador, la peculiar e inconfundible voz de Ozzy…y, por supuesto, todas esas excelentes composiciones. Había nacido un nuevo estilo de música que acabaría llamándose Heavy Metal, aunque yo siempre vi su música como un ente único. Cincuenta años cumple este imprescindible debut, medio siglo de una obra capital que lo cambió todo. Por cierto, en la parte final del recopilatorio del que os hablaba antes aparecían tres o cuatro canciones de otra banda diferente, ¿qué mierda era aquello?

JUANVI PEDRO GILABERT

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*