BLACK COUNTRY COMMUNION ‘BBCIV’

(Mascot/Top Artist)

La irrupción de Black Country Communion con su homónimo disco de debut en 2010 demostró varias cosas. Primera; que Glenn Hughes siempre ha funcionado mejor acompañado que solo (Deep Purple, Iommi, Hughes/Thrall…), segunda; que a Joe Bonamassa le sienta mucho mejor mejor el hard rock que el rol de salvador del blues, y tercera que entre Hughes y Bonamassa había química. Desafortunadamente el proyecto que entró como elefante en cacharrería en el panorama hardrockero se deshinchó con bastante celeridad. El difícil carácter de Glenn Hughes (corroborado por muchos ex colaboradores) y el ansia de Bonamassa por convertirse en el nuevo Eric Clapton haciendo blues para todos los públicos llevaron el proyecto a un pronto y abrupto final que quedó refrendado con ese mediocre ‘Afterglow’ (2012) que era más un disco en solitario del bajista/cantante que un esfuerzo de grupo. Sorprendentemente las aguas han vuelto a su cauce y este 2017 ha visto el retorno de BCC tras fumar Hughes y Bonamassa la pipa de la paz. Y todo el proceso culmina con la publicación de este nuevo trabajo del cuarteto. Lo primero que se percibe tras su escucha es que se trata de un esfuerzo conjunto, un disco de banda con todos sus componentes trabajando por un bien común y que la química entre los dos líderes sigue activa. Y además sin modificar un ápice la fórmula; un poco de Led Zeppelin, otro tanto de Deep Purple (esplendoroso el trabajo de Derek Sherinian a los teclados), unas gotas de contemporaneidad y la solvencia contrastada de los cuatro componentes con sus instrumentos. Quizás este ‘BCCIV’ no alcanza el nivel estratosférico de su aclamado debut, pero cualquier aficionado al hard rock más clásico se sentirá en el cielo con este trabajo. Canciones trabajadas hasta el más mínimo detalle y una fuerza inusitada en cada corte (se notan las ganas) serían las características que predominan en este álbum. La inicial y contundente “Collide” ya indica los derroteros por los que seguirá la escucha, la tremenda “Sway” muestra a unos músicos dando lo mejor de sí mismos, “Over My Head” suena actual sin perder la identidad del combo, “The Last Song For My Resting Place” sorprende por su nada velada influencia celta y el tour de forcé final con “Awake” y “When The Morning Comes” dejan a uno exhausto pero de satisfacción y con ganas de volver a darle al play del reproductor. Definitivamente Hughes, Bonamassa, Sherianian y Bonham son uno de los faros a seguir en las actuales brumas del hard rock. Si nada se vuelve a torcer (aunque con dos personalidades tan fuertes al timón nunca se sabe) Black Country Communion pueden darnos aún unas cuantas satisfacciones. Hughes y Bonamassa, Bonamassa y Hughes, tanto monta, monta tanto pero a día de hoy mucho mejor juntos que separados.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*