BARNA’N’ROLL (Poble Espanyol, Barcelona 14-07-18)

El Poble Espanyol de Barcelona volvió a acoger por tercer año el festival Barna’n’roll, que ya se ha asentado como uno de los favoritos de la ciudad para los seguidores del punk rock en general. Podríamos decir que con cada nueva edición del festival, este se convierte más en una cita anual obligatoria para los fanáticos del género, que hasta la existencia de este no tenían un macro evento en el que reunirse. Y eso que hablamos de juntar a fans tan dispares como lo pueden ser de Cock Sparrer, Sick of it all, o Descendents.

A los primeros que pudimos ver fue a A Wilhelm Scream. A pesar del sol abrasador de las cinco de la tarde, y un sonido que estaba todavía por pulir, los que consiguieron llegar a esa hora empezaron a caldear el ambiente, deseosos del hardcore melódico a toda pastilla de la banda, que con temas como “The Horse”, “I Wipe My Ass With Showbiz” o “The King is Dead” se ganaron como siempre a su público. Siguieron Gatillazo con un Evaristo que supo dar pie a los primeros pogos y coreos, con un repertorio que puso a la gente en situación, y con lo que vendría a ser el primer concierto con plaza llena del día. Llegó la hora de Crim, el grupo catalán estuvo a la altura de los anteriores, y consiguió que la fiesta siguiera yendo a más con sus potentes temas de punk rock, perfectamente ejecutado.

En este momento el New York hardcore tomó la plaza de la mano de Sick Of It All, que ofreció un setlist variado y en el que no faltaron algunos de sus temas más míticos, como el cierre con “Scratch the Surface” sumada a “Step down”, tema con el que siempre acaban con la plaza bailando con fuerza al ritmo del más puro e inagotable new york hardcore.

Tras ellos, llegó el momento del que se podría considerar el tercer cabeza de cartel, Jello Biafra and the Guantanamo School of Medicine. Siendo mi primera vez viendo al gran Jello en directo, solo puedo decir cosas buenas de él, pese a que los demás miembros de la banda sean meros figurantes. La expresividad teatral que Jello Biafra tiene en directo es realmente única, y lo sigue demostrando. Cabe destacar que, como era de esperar, el concierto llegó al clímax cuando cayeron los esperados clásicos de Dead Kennedys “Holiday in Cambodia”, “California Über Alles”, o la renombrada “Nazi Trumps, Fuck Off!”.

Una vez superado el shock de Jello Biafra, solo quedaba ver a los dos co-cabezas de cartel, Descendents y Cock Sparrer. Aparecieron Descendents y empezaron a tocar “Suburban Home” para hacer desfasar al público desde buen principio, dando paso uno tras otro a los temas más emblemáticos de toda su carrera como “Everything Sux”, “Clean Sheets”, “Get the time”, o “Myage”. Pudimos escuchar como siempre, un poco de todo; su parte más melódica y punk popera, hasta su parte más experimental y hardcore. También tocaron su reciente canción de temática anti-Trump “Who we are”, publicada online y posteriormente editada en vinilo de 7″ en el pasado Record Store Day. También a los clásicos se añadieron varias canciones de su último disco, que fueron tan bien recibidas por los fans como los propios, y eso hizo que durante todo su concierto la gente no bajara el ritmo en ningún momento.

Tras esta actuación, salieron Cock Sparrer para poner la guinda a la noche. Gracias a la energía y fuerza de sus melodías, la verdad es que dieron un gran concierto en el que demostraron quiénes son los veteranos del punk inglés por excelencia. Clásico tras clásico, himno tras himno, fueron sonando “Working”, “Argy Bargy”, “Take’em all” o “England belongs to me” entre muchas otras. Cerraron el festival con otro clásico del “Shock Troops”, “We’re Coming Back”, que el grupo interpretó también a la perfección poniendo punto y final a la noche.

A nivel de organización, el festival se desarrolló muy puntual desde buen principio y sin contratiempos. Se estaba cómodo prácticamente en cualquier sitio, pese a estar lleno. Quizás ayudó el ambiente de comunidad que se respiró, ya que se dieron cita mucha gente de la escena que seguro repetirá en los años que estén por venir. Y es que el cartel nos acercó a varios de los pesos pesados de la historia del punk-hardcore, con muchos músicos con más de 30 años de carrera musical a sus espaldas. Y todo esto, a un precio asequible. Larga vida.

DAVID VICENTE

Deja un comentario

*