AYREON ‘The Source’

In DISCOS, RESEÑAS

(Mascot/Top Artist)

Después de un bombardeo constante en redes sociales sobre el avance creativo, instrumental y de las ya clásicas colaboraciones del proyecto, Arjen Lucassen ha logrado crear un alto “hype” entre sus seguidores. Eso muestra que está seguro de su trabajo, porqué creando tanta expectación, el seguidor del proyecto tiene que ver cumplidas las expectativas o la decepción es máxima. Ayreon se mueve en un terreno de juego que Lucassen ha creado para poder moverse a gusto y explayarse en su peculiar estilo, con el que, cada vez más, nos abruma con sutiles homenajes a bandas que le han influido y que -por coincidencia generacional- han marcado a la mayoría de amantes del rock progresivo. Así nos enfrentamos a ‘The Source’, y ante la nueva entrega de la historia de ficción futurista que viene ser el hilo conductor de sus últimos trabajos. Esta vez, se trata de la precuela de la historia que dará origen a su anterior trabajo (‘01011001’), que vendría a ser lo siguiente: en “un pasado muy lejano”, el planeta Alpha sufre problemas políticos y ecológicos que ponen en peligro la subsistencia de sus habitantes, así que crean una supercomputadora para que solucione el problema y esta llega a la conclusión de que la raíz de todos los problemas es la especie humana, por lo que decide exterminarla. La solución para los habitantes del planeta es emigrar.

No sé como consigue que sus colaboradores, algunos de ellos ya habituales,  saquen lo mejor de sí mismos. Para muestra, el caso de James LaBrie, que en sus intervenciones en el proyecto está pletórico, mucho mejor que en los trabajos con Dream Theater o en solitario; otro caso es el de Floor Jansen, que aquí nos muestra una faceta mucho más lírica que en Nightwish, dos caras de una moneda que nos gusta ver girar. El doble CD se abre con “The Day That the World Breaks Down” que con sus 12:30 minutos sirve de introducción a toda la obra, presentando a todos los personajes que irán apareciendo en ella. Recomendable el video que colgó con curiosidades y notas del autor. Una forma amena y divertida de introducirnos en la historia del álbum. Y empieza el juego de buscar las fuentes inspiradoras del trabajo con “Sea of Machines”, un mediotiempo con pinceladas folkies marca de la casa con sección de cuerda y un crescendo tanto vocal como instrumental que nos explica como “The Frame”, el ordenador central, desconecta todo tipo de aparatos electrónicos para sumir a los habitantes en el caos. El tema liga con el ritmico power de “Everybody Dies” que encajaría perfectamente en los últimos trabajos de otro genio del género como es Devin Townsend. “Star o Sirrah” empieza con un Labrie acariciando –más que cantando- este corte acústico. En el estribillo aparece la característica voz de Hansi Kürsch, dándole su inconfundible matiz a lo Blind Guardian. No se que pensar sobre el efecto que me produce que una banda se reconozca “tanto” en una colaboración de este estilo. “All That was” es puro folk elevado por Floor Jansen. El ágil power de “Run! Apocalypse! Run!” se encadena con el inicio melódico de “Condemned To Live’”, que va ascendiendo hasta el infinito y más allá.

El segundo compacto va derivando de un un power metal clásico hacia pinceladas más proggies. No se puede evitar pensar en Jethro Tull con el arranque de “Deathcry of a Race”.  Si “Into the Ocean” no te recuerdan a los Rainbow de “Street of Dreams” pasado por el tamiz de Lucassen se aceptan otras lecturas. Y, personalmente, “Bay of Dreams” la percibo coloreada sobre un lienzo Yes. “Planet Y is Alive” recupera el trotar prog-power-metalero a los Symphony X y… ¿hemos mencionado a Pink Floyd? En sus tres últimos cortes, Arjen nos precipita a un final abierto y, a su vez,  liga la historia con el álbum  ‘01011001′.  Escuchas posteriores nos permiten seguir con el juego de las similitudes, influencias y diferencias. Ayreon juega a ganar, con estilo propio y siempre desde el buen hacer y la producción perfecta, con colaboradores de lujo, y un esquema que se va perfeccionando en cada trabajo.

JOSEP Mª LLOVERA

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu