ATREXIAL (Upload, Barcelona 18/12/18)

De vuelta en la Sala Upload para asistir a lo que resultó ser una excelente y variada velada de metal extremo. Atrexial volvían a la Ciudad Condal, después de acompañar a los legendarios Gorgoroth en su periplo japonés el pasado mes de noviembre. También repetían en el mismo escenario, tras su destacable actuación junto a Nifelheim de hace unos meses, los portugueses Gaerea. La soberbia banda de Black Metal atmosférico presentaba su primer larga duración, ‘Unsettling Whispers’, editado en junio de este año.

Condenados

Pero antes de todo y para calentar el ambiente, Condenados se subieron al escenario…y que me aspen si estos dos tipos no me hicieron disfrutar de lo lindo. Condenados son un dúo barcelonés que practica un irresistible híbrido de Black Metal, Thrash arquetípicamente ochentas, con un ramalazo Crust Punk. Tanto Conde(nado), a la guitarra y voz, y Viktor(turador) a la batería, llevaron a cabo un potentísimo set, trufado de temas veloces, sencillos, pero muy efectivos, ejecutados con un desparpajo fuera de lo común.  Con la influencia de los primeros Celtic Frost a flor de piel (apabullante Viktor(turador) a la batería), piezas como “Poseída Por La Maldad”, “Metal Negro” o “Vampira” arrancaron numerosos aplausos en la todavía escasa audiencia. Y es que ¿quién puede resistirse ante artefactos como “Speed Satánico” o “Asesino de la Catana”? No quien suscribe, desde luego. Espero, desde ya mismo, el primer fruto discográfico de Condenados. Porque la cosa promete. Y mucho.

Gaerea

No hubo que esperar mucho para que las ya familiares siluetas negras de los miembros de Gaerea se posicionaran en el escenario. Con un notable sonido (a excepción de algún problema puntual con la voz solista), los portugueses ofrecieron un imponente show. Ya con su primer larga duración bajo el brazo, el magnífico ‘Unsettling Whispers,’ Gaerea desplegaron potencia y dramatismo sobre las tablas, ejecutando su Black Metal de corte atmosférico. Aunque no exento de velocidad, el estilo de Gaerea navega mayormente sobre piezas a medio tiempo, con pasajes bellos y melancólicos, engarzados a la perfección por ambos guitarristas. Y si ya me convencieron la primera vez, lo ofrecido en esta ocasión lo superó con creces. La banda se veía mucho más cómoda sobre el escenario, destacando una vez más su enigmático frontman, con sus sinuosos movimientos, bastante alejados de los clichés del género. El show estuvo muy equilibrado entre los temas del nuevo disco, y del también muy recomendable Ep de debut. Así, piezas como “Sanctificato”, las rotundas “Absent” y “Whispers”, o una escalofriante “Void Of Numbness” dejaron al público totalmente hipnotizado. Gaerea no están ahí para interactuar con el público, y tal como aparecieron, fueron abandonando el escenario uno a uno, tras la final “Catharsis”, que redondeó su sobresaliente actuación.

Atrexial

Que nadie tenga la menor duda: Atrexial fueron los triunfadores de la noche. Los de Barcelona ofrecieron un show arrollador, perfectamente ejecutado. Que Atrexial llevan de gira unas cuantas semanas se nota, y mucho. El nivel de engrase del que hicieron gala durante su set fue, por momentos, casi irreal. Desde la inicial “Catharsis Through Torment” ya se vio que la banda funcionaba a toda potencia. Disfrutando de un sonido impecable, Atrexial comenzaron el repaso a su primer y único trabajo hasta el momento, el brillante “Souverain”. Con un intratable Louen a las voces, “Trinity” y “Unmerciful Imperial Majesty” acabaron de poner las cosas en su sitio. La imponente presencia escénica de la banda gobernaba el escenario. En el apartado vocal, Louen estuvo muy arropado por el bajista Belegurth, y el inconmensurable Naga S. Maelmstrom. Debo hacer mención especial a éste último, ya que su trabajo a la guitarra fue soberbio. Atrexial aglutinan en su propuesta musical la majestuosidad de los Dimmu Borgir de ‘Spiritual Black Dimensions’ y la velocidad de los mejores Dark Funeral; tal como quedó de manifiesto durante la frenética “Under The Scourge Of Lashmatu” (impecable Labelua tras los tambores). La única pega que pude encontrar al concierto fue su escasa duración, ya que, tras una fenomenal “Shadows Of The Nephilim Throne”, -que contó con un endiablado solo a cargo de S. Maelmstrom-, Louen anunció el último tema de la noche. La homónima “Souverain” puso punto y final a una fantástica actuación. En resumen, una excelente noche con tres propuestas bien diferenciadas, que demuestran, una vez más, que el panorama extremo (nacional e internacional) se encuentra en plena expansión.

TEXTO: EDU A. CRIME

FOTOS: DESI ESTÉVEZ

1 comments

Deja un comentario

*