ARCHITECTS ‘Holy Hell’

(Epitaph) En 2016, Architects sufrieron el mayor varapalo de su carrera.  Apenas un par de meses después de la edición de ‘All Our Gods Have Abandoned Us’, el combo británico de Metalcore perdía a su guitarrista,  miembro fundador y principal compositor, Tom Searle, a causa de un cáncer de piel. Una pérdida que, tal como manifestaron en su momento algunos miembros del grupo (Dan, batería de Architects es el hermano de Tom) podría haber significado el final de la banda. Por fortuna, a veces, un acontecimiento tan traumático tiene su contrapartida positiva en cuanto a proceso creativo se refiere. Así, en 2017, se editaba el single “Doomsday”, primer tema de Architects tras el fallecimiento de Searle. El éxito de este lanzamiento volvió a prender la mecha creativa en la banda, que comenzó el trabajo de composición de un nuevo disco. Lo cual nos conduce al trabajo que ocupa estas líneas: ‘Holy Hell’. El primer álbum de Architects sin Tom Searle nos presenta a una banda en pleno proceso de duelo. El disco rezuma amargura, tristeza, pero, a la par, contiene una escalofriante belleza Sin dejar de ser, en ningún momento, un trabajo plenamente integrado en el Metalcore, abundan las pinceladas progresivas y electrónicas. La inicial, “Death Is Not Defeat” aglutina todos los elementos que vamos a encontrar en el disco: rabia, tristeza…y belleza. La voz de Sam Carter suena más descarnada que nunca, pero alterna su registro con partes limpias como en la inapelable “Hereafter”, primer sencillo, y, probablemente, el tema estrella del álbum. Con la extraordinaria “Mortal After All” se establece una especie de “trilogía” conceptual acerca del dolor, la muerte, y el proceso de aceptación de ésta; que parece completarse con “Dying To Heal” A nivel instrumental, Architects funcionan como una maquinaria perfectamente engrasada. Las guitarras de Adam Christianson y Josh Middleton construyen melodías e intrincados fraseos, y se complementan a la perfección. Por su parte, Dan Searle constituye el puntal de la banda, y su trabajo a la batería es apabullante, como puede comprobarse en la homónima “Holy Hell” o en la vitriólica “The Seventh Circle”. No faltan los momentos más atmosféricos como “Royal Beggars” o la propia “Doomsday”, piezas que, una vez más, desprenden una tristeza innegable.

Arquitects han sabido hacer frente al dolor, y renacer como banda, y han demostrado que de la tragedia puede nacer algo sumamente hermoso. ‘Holy Hell’ es la prueba fehaciente de ello, y el primer paso de esta nueva etapa.

EDU A. CRIME

 

 

 

Deja un comentario

*