AOR WORLD (Sergio Guillén Barrantes)

(Editorial Milenio) Con el sugerente subtítulo de ‘Un viaje por la historia del Rock melódico en 200 discos’ se nos presenta este abultado libro de lustrosa presentación y a todo color. Un tratado que se antoja imprescindible y necesario para poner en su correcta posición a un género musical que nunca ha calado especialmente en España. Salvo fenómenos que ya venían globalmente aclamados como Bon Jovi o Europe, y en menor medida Toto o Foreigner lo del AOR en España sólo ha provocado entre el público patrio fruncidas de ceño, miradas de soslayo y hasta cierto desprecio por una supuesta falta de autenticidad. Craso error, ya que el AOR o Rock Melódico ha generado un buen puñado de músicos y álbumes que merecen y mucho la pena ser reivindicados. Y de esto se encarga este ‘AOR World’ que recupera doscientos discos a tener en cuenta y que tanto sirve para entendidos en el tema o para aquellos que estén sintiendo cierta curiosidad por el género más allá de los nombres obvios. Pues eso, dos centenas de discos analizados en contexto, con rigor y conocimiento de causa y que bucea por todas las aguas melódicas. Desde los nombres obligatorios; Journey, Foreigner, Toto, Europe, Bon Jovi, Boston o Kansas, pasando también por esa segunda fila comercial (que no de calidad) que representan House Of Lords, Dare, FM, Shy, Giant Alias, Vixen o Robin Beck, también rescatando genuinos incunables a re(descubrir) como Airplay, Dalton, Icon, New England o Stan Bush And Barrage hasta llegar a esa fina línea que separa el AOR del Rock FM con inclusiones que pueden hacer arquear cejas como Eagles, Bryan Adams o Fleetwood Mac. Tampoco olvida el autor la escena española que no por poco fecunda no haya entregado obras a rememorar como las firmadas por Sangre Azul o Niágara por poner dos ejemplos. Como libro hecho por un erudito en el tema Sergio Gullén considera al género como un ente en constante movimiento y que aunque se mueva hoy en día en la más absoluta clandestinidad ha sido capaz de producir discos a reivindicar como los de Three Lions o H.E.A.T gracias al tesón de sellos como Frontiers o EAR Music. Completan el banquete melódico una breve historia del género con su punto de partida a mediados de los setenta, prólogos escritos por otros eruditos en la mezcla de teclados, guitarras, estribillos y voces en helio. Y por si alguien se queda con ganas de más azúcar rockero un apéndice con otros doscientos discos. Lo dicho, imprescindible y necesario para poner en su sitio y hacer justicia a tan (a veces) denostado género. Y más en un país que siempre ha tirado hacia el feísmo como España.

XAVI MARTÍNEZ






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*