ANTHRAX ‘For All Kings‘

Anthrax for all kings(Nuclear Blast/Pias)

Hay muchos motivos para amar a Anthrax: siempre han sido sinceros con ellos mismos, no tienen disco malo (los tienen buenos y mejores) y nunca han tenido miedo a romper barreras. Sí, mucha gente aún no les perdona sus escarceos con el rap, y aunque sólo fueron dos temas en los que coquetearon con ese estilo (“I’m the Man” y “Bring the Noize”, con Public Enemy) ya fue suficiente para estigmatizarles. Un poco como el caso de la presunta “época disco” de KISS… ¡que nunca existió! Cierto es que las idas y venidas de miembros, Bush y Belladonna por un lado y de guitarras solistas por otro, había perjudicado su imagen, aunque no su propuesta artística. Sí, yo soy de los que venera la etapa de Anthrax con Bush, mucho más rica e interesante que la precedente con Belladonna, pues en ‘Persistence of Time‘ y ‘State of Euphoria‘ ya habían dado muestras de agotamiento y crisis creativa. Y al final, después de muchas peripecias, Belladonna volvió para quedarse y grabó un disco notable, ‘Worship Music‘, donde al banda volvía a su sonido clásico, entre el thrash y el metal hipervitaminado con ese sello personal e intransferible que les hace ser Anthrax.

¿Y el presente? Pues tenemos a una banda completa y cohesionada (gran fichaje el de Jonathan Donais, mucho más brillante y creativo que el soso de Rob Caggiano, ahora en Volbeat), conscientes de quiénes son y hacia donde mirar en el futuro. ‘For All Kings‘ no es un disco que entre a la primera, ni siquiera a la quinta. Los temas veloces brillan por su escasez, la inicial “You Gotta Believe” (con esa intro en plan “Cabalgata de los Rohirrim”) y los tres finales (“This Battle Choose Us”, “Zero Tolerance” y la parte final de la estupenda “All Of Them Thieves”), en los que se demuestran que quien tuvo retuvo, aunque el espíritu no es el mismo que en temas como, por ejemplo, “Caught In a Mosh”. Esto es otra cosa. Anthrax podrían haber hecho otro ‘Among the Living‘ y les hubiese funcionado de maravilla, pero éste es un disco hecho desde las entrañas, desde el corazón, y el resultado es mucho mejor que el que parece a simple vista. Los temas van a velocidad crucero, son densos  oscuros, llenos de detalles que pasan desapercibidos a la primera, pero que van dejando poso en el subconsciente hasta que de repente te encuentras tarareándolos y moviendo la cabeza… “Monsters At The End”, “Breathing Lightning”, la sinuosa “Blood Eagle Wings”… Temas llenos de poder, energía y melodía, fruto de una banda que sabe que ya no tiene nada que demostrar y que simplemente se deja llevar. ¿El disco que marca la madurez de Anthrax? Rotundamente, sí. Mientras algunas vacas sagradas se pierden persiguiéndose la cola y aburren a propios y extraños en busca del cliché perdido por miedo a perder al fan conformista, Anthrax siguen yendo a la suya y eso, amigos, es una gran noticia.

YURI VARGAS

 

Deja un comentario

*