ALCATRAZZ: ‘DISTURBING THE PEACE’

Probablemente, no demasiada gente tenga presente a una banda como Alcatrazz en pleno 2017. Sin embargo, para un puñado de aficionados irredentos, -entre los cuales, ni que decir tiene, me incluyo-, el grupo del simpar vocalista Graham Bonnet, facturó dos impecables discos durante su corta trayectoria. Por no hablar de que en sus filas militaron dos guitarristas que han creado escuela: Yngwie Malmsteen y Steve Vai. Efectivamente, tanto ‘No Parole From Rock ‘n’ Roll’ (1983) como ‘Disturbing The Peace’ (1985), -siempre consideré su discreto ‘Dangerous Games’ como una obra menor-, contienen algunos de los mejores momentos del hard rock editado en la década de la laca y los spandex

Por ello, la noticia de la inminente gira de Graham Bonnet y Alcatrazz por nuestro país, el próximo mes de diciembre, ha sido recibida con lógico alborozo. Así pues, era el momento de hurgar en las estanterías, y recuperar uno de esos discos. El elegido ha sido ‘Disturbing The Peace’; por varios motivos mi disco favorito de Alcatrazz

‘Disturbing The Peace’ fue editado en 1985, poco después de la deserción del ínclito Yngwie Malmsteen, cuyo ego, ya por entonces, podía llenar varias habitaciones. Mientras el sueco montaba sus Rising Force, Bonnet se puso manos a la obra, y reclutó a un jovencísimo (y por entonces casi desconocido) Steve Vai, recién salido de la banda de Frank Zappa. Con él en las filas del grupo, -que seguía funcionado con el teclista Jimmy Waldo, el bajista Gary Shea, y el batería Jan Uvena-, Alcatrazz se metieron en el estudio con el legendario Eddie Kramer, para dar a luz el disco que ocupa estas líneas.

Es cierto que, cuando se habla de Alcatrazz, siempre tiende a mencionarse ‘No Parole From Rock ‘N’ Roll’ como disco más destacado del grupo. No seré yo quien ponga en tela de juicio la calidad de un trabajo tan impresionante como ese. Cuenta con canciones memorables, y ahí están los vertiginosos solos de Yngwie Malmsteen y la inigualable garganta de Bonnet. No obstante, en mi opinión, parece que en ese disco todo gira en torno a la guitarra de Malmsteen, y, con la perspectiva del tiempo, puede parecer un trabajo algo trasnochado, aunque, insisto, de indudable calidad. Sin embargo, en ‘Disturbing The Peace’, la guitarra de Vai está totalmente al servicio de las canciones. Si a eso le añadimos la estratosférica calidad de los temas, y, que, probablemente, Bonnet lleva a cabo uno de los mejores trabajos vocales de toda su carrera, el resultado no puede ser más que excelente.

El disco se abre con la conocida “God Blessed Video”, un tema rápido y divertido, que, pese a constituir lo más parecido a un hit que tuvo la banda, no es, ni de lejos, lo mejor del disco. A continuación la cosa se viene arriba definitivamente con la contundente “Mercy”, y la simpar “Will You Be Home Tonight”, un corte a medio tiempo, con unos envolventes teclados, dedicado a la figura de James Dean. No falta la pirotecnia guitarrera de Vai en la fantástica “Wire And Wood” y, sobre todo, en la adrenalínica “Stripper”, que abre la segunda cara del vinilo. Amigos, cómo Graham Bonnet consiguió grabar una salvajada como “Stripper” sin perder sus cuerdas vocales, es algo que se me escapa. Sin duda alguna, se trata de una de sus interpretaciones más histéricas, y, en opinión de éste que suscribe, es el mejor tema del disco.

Quizá esta segunda cara no es tan rotunda, pero, igualmente, podemos encontrar grandes momentos como “Skyfire” o “Painted Lover” (que contiene, probablemente, el mejor solo del trabajo) La enigmática “Breaking The Heart Of The City” sirve para cerrar un soberbio trabajo. Alcatrazz no volvieron a grabar nada parecido, y, de hecho, la banda se disolvió tan sólo dos años después. Pero siempre nos quedarán ‘No Parole From Rock ‘N’ Roll’, y, especialmente ‘Disturbing The Peace’ para recordar a esta gran banda.

Edu A. Crime

Deja un comentario

*