AEDEA’S DAUGHTERS: IGUALDAD DE GÉNERO METÁLICA

¿Vivimos en una época en la que prima la búsqueda del resultado por encima de la genialidad? ¿Estamos entrando en una época en la que, desgraciadamente, se le da preponderancia más bien a la vacuidad que al talento? Sí a las dos preguntas. Desde que servidor tiene uso de razón y empezó a escuchar Rock y Metal, siempre hemos hablado de la escena. La escena, ese concepto tan poco preciso, en ocasiones, que sirve a muchos para designar a todos –artistas, promotores, discográficas, público, periodistas musicales- los que conforman el mundo de estos dos estilos, últimamente está experimentando sustanciosas transformaciones, y una de ellas, es, sin lugar a dudas, la creación de un auténtico frente musical femenino a nivel nacional. En un país en el que el mundo del Rock y el Metal, históricamente, dejando de lado los casos de Aurora Beltrán, Azucena o Carolina Cortés, por citar algunos nombres, no ha tenido la representación femenina necesaria a nivel estatal, que un grupo de jóvenes vocalistas se pongan en marcha para paliar esta deficiencia, es loable.

Laura Martínez: Impulsora del proyecto.

Laura Martínez (Synergy Protocol): Impulsora del proyecto.

Aedea’s Daughters, que es el nombre del proyecto, nació en el año 2014, cuando Laura Martínez, una vocalista novel murciana de veinticuatro años quien, tras cantar en varias bandas locales y orquestas decidió que, para cohesionar a todas las intérpretes de Metal y Rock en España, era necesaria la creación de una página que sirviese a cada una de ellas para promocionar sus respectivas formaciones musicales. A día de hoy, la página cuenta con más de cuarenta y ocho vocalistas que diariamente actualizan ésta con todos los acontecimientos y actualizaciones relativas a este propósito. Aedea’s Daughters recoge los anhelos y ansias de muchas intérpretes, no sólo de darse a conocer musicalmente hablando, sino también, de demostrar que en España es posible la reivindicación del sexo femenino en el mismo plano de igualdad y talento que el masculino. La reivindicación que hacen del papel de la mujer choca con el concepto clásico que estos géneros musicales han tenido de éstas, a la vez que entronca con el cada vez más pujante papel de las mujeres en la civilización occidental.

La idea es atractiva y, sin lugar a dudas, si se acompaña de la coordinación que un proyecto así requiere, puede ser un nexo perfecto entre presente y futuro en la música Rock y Metal. Teniendo en cuenta que las mujeres, desgraciadamente, aún tienen que liberarse de los innumerables corsés que la escena les pone –íntimamente ligados a otros agravios comparativos por parte de muchos de los sectores de nuestra comunidad-, Aedea’s Daughters y las vocalistas que forman parte del proyecto, tienen una oportunidad sin precedentes para conseguir esa unión que en Norteamérica y en muchos países de Europa sí existe. En naciones en las que la música es un emblema y se enseñorea con orgullo, amén de formar el eje de sus respectivas sociedades, una idea como la que está llevando a cabo las chicas de Aedea’s Daughters, tiene todo los acicates necesarios para triunfar: el problema estribará, seguramente, en esta sucia y mezquina España, en donde la cultura, lejos de ser tratada con consideración, se alimenta del cebadero de cerdos en que la clase política, en clara connivencia con muchos de los medios de comunicación y un importantísimo sector poblacional han hecho de ésta; pero, seguramente, con su espíritu de lucha, estas chicas  logren derribar el muro que circunda a todo prejuicio.

Aida (His Anxiety) y Steffi ([In Mute]) : Dos de las vocalistas del proyecto.

Aida (His Anxiety) y Steffi ([In Mute]) : Dos de las vocalistas del proyecto.

En los años sesenta, las mujeres adquirieron no sólo adquirieron conciencia de las implicaciones políticas y sociales de su tiempo, sino que dejaron de ser sólo intérpretes para ser creadoras. La poesía y la denuncia se citaron con Joan Baez y Joni Mitchell. La pasión romántica de Patti Smith, la apariencia perfecta y perfectamente sexualizada de Debbie Harry y Chrissie Hynde como arma arrojadiza contra la industria en los setenta y principios de los ochenta marcó un interesante punto de inflexión. Ya en los noventa, el manifiesto de las Riot grrrl en la ciudad de Olympia, fue el punto de partida para la aparición de una concatenación de artistas irascibles e independientes que se sirvieron del avance de las comunicaciones para cohesionarse.  ¿Quién no nos dice que, con el paso del tiempo y el esfuerzo empleado por Laura Martínez –Synergy Protocol-, Estefanía Aledo –Arise, Mindriller-, Monty Peiró – Gran Quivira, Femme Fractal-, Andrea Casanova –Rainover-, Irene Villegas –Against Myself-, Bella Diánez – Antalgia- o Bethany Neumann –Eteddian-, entre otras muchas, no consigan revolucionar la escena femenina rockera y metalera de nuestro país? En una España víctima a la par que verdugo, cadáver y funeraria en lo concerniente a una cultura musical que brilla por su ausencia, como aludíamos en el primer párrafo, Aedea’s Daughter es un ejercicio valiente de autogestión, pasión, talento e idealismo.

ALEX PALAHNIUK

Más información en Facebook oficial






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*