ADIÓS A TOM PETTY

Ultra mega cutre foto tomada con el móvil por el que suscribe estas líneas en el concierto del londinense Hyde Park el pasado 9 de julio.

Cuando empiezo a escribir estas líneas es lunes dos de octubre, inevitable que viviendo en Catalunya uno no esté azuzado por los momentos políticos que estamos viviendo, pero lo que uno no se espera es que se vaya a acabar el día con la noticia de que Tom Petty ha muerto. ¿Las causas? Da igual, teclead su nombre en Google y ahí las tendréis bien detalladas. Honestamente, no me lo puedo creer, esto es un mazazo en toda regla. No hará ni tres meses que me encontraba en Hyde Park viéndole en directo en su gira de cuarenta aniversario. Y amigos aquello sí que fue un bolazo, no las tonterías que se nos quiere vender en las redes sociales. Joder, ha muerto Tom Petty y yo vi un concierto tan lleno de vida que cuesta creer que Tom nos haya dejado así, sin avisar. Un concierto de aquellos que te marcan, de músicos (The Heartbreakers of course) que juegan en otra liga; por ejecución, por repertorio, por sentido del espectáculo…Ahora mismo me siento muy afortunado de haber estado ahí de haber podido corear canciones tan inmensas y vitales como “American Girl”, “Runnin’ Down a Dream”, “I Won’t Back Down”, “Refugee” o “It’s Good To Be King”. Porqué Tom Petty era único en su especie, como Dylan, Springsteen o Seger. Músico de raza al que lo único le importó era hacer rock y hacer siempre la mejor canción posible, y de esas se cuentan por puñados en si discografía. El cogió a The Beatles, a Elvis, a Dylan y a The Byrds e hizo de todo ello un estilo único y altamente reconocible, rock americano del más alto nivel. Un valor seguro, de aquellos que nunca te fallaban en disco, y en directo por lo que pude ver, menos.

Tampoco puedo dejar de pensar ahora mismo en aquella deliciosa unión de talentos que se hacían llamar The Traveling Wilburys, si existe un más allá se habrá reencontrado con Nelson y Lefty Wilbury para poder volver a tocar canciones tan inolvidables como “Handle With Care” o “Rattled”.

Poco más ahora mismo se puede ocurrir añadir, se ha ido un grande, pero de los de verdad, no de esos a los que la muerte les sienta bien. Se ha ido un icono, de los que ya lo era en vida,  de esos que te hacen sentir orgulloso de haber vendido tu alma al rock. De aquellos que sus canciones y su rubia y espigada figura traspasarán todos los embates del tiempo. Hasta siempre Tom, y gracias  por todo, sinceramente hoy mi mundo está mucho está mucho más vacío. Espero que hayas encontrado tus alas para aprender a volar.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*