AC/DC: ¿AUTOPISTA AL TEDIO?

Bueno, bueno, bueno…Parece que las plegarias de todo buen aficionado al rock en este supremo disparate que está siendo el 2020 han sido respondidas; AC/DC han publicado un disco nuevo de estudio con la formación más clásica posible. ¿Y qué quieren que les diga? El acontecimiento me parece tan excitante como darme con una piedra en las espinillas. De hecho ni lo he escuchado y dudo que lo haga, como tampoco escuché el anterior ‘Rock Or Bust’. Cierto que con este planteamiento de entrada puedo dar la idea de que detesto a la banda. Nada más lejos de la realidad, amo a AC/DC, pero nada queda de aquella banda que me conquistó el corazón. Para mí esos AC/DC que hasta ‘Back In Black’ no daban un paso en falso, que eran excitantes y que eran la esencia de lo que debía ser el Rock’n’Roll hace ya casi cuarenta años que no existen. Y tengo muy claros los motivos porqué desde hace tiempo son una máquina de crear tedio a mansalva (al menos discográficamente). La grandeza de AC/DC vino dada por la química y sinergia que hubo entre Bon Scott, Angus y Malcolm Young, pero una vez fallecido el bueno de Bon Scott (y ahora Malcolm) todo eso despareció. Sí, es cierto que tras la muerte del vocalista llegó ‘Back In Black’, obra maestra e inmortal y que llevó al quinteto a picos de popularidad inimaginables ya con Brian Johnson al frente. Pero siempre he considerado que si ‘Back In Black’ es tan enorme es porqué la figura de Bon Scott está muy presente en él. Obviamente durante la grabación del disco, físicamente Bon ya no estaba, pero su espíritu seguía muy presente ya que su trágica muerte era muy reciente, pero también reconozco que nunca me he creído que el material para ‘Back In Black’ fuera nuevo de trinca. Siempre he pensado que tanto canciones como textos ya venían casi rodados del todo junto a Bon Scott, si no, no hay explicación posible para que después llegaran discos con la misma formación tan absolutamente mediocres y anodinos como ‘For Those About To Rock’ o ‘Flick Of The Switch’.

Y no sólo a nivel musical, sino también a nivel lírico. Los textos de ‘Back In Black’ son totalmente Bon Scott; sexuales, con dobles sentidos, tórridos…Todo lo contario de los que ha escrito Brian Johnson para la banda a posteriori ¿”Inject The Venom”?, ¿”Heatseeker”?…Por favor, ¿se puede ser más cutre y chabacano?. Y es que además si me pongo en la piel de una groupie a Bon Scott le digo que si a todo y Brian Johnson es que no me toca ni con un palo. Así que me reafirmo en ello, una vez desaparecido Bon Scott de la ecuación todo pierde la excitación y el buen gusto. AC/DC pasan a convertirse en una banda que graban discos mediocres (en el mejor de los casos), con textos del nivel de Arévalo pero que curiosamente aumentan su tirón entre el público y que en directo hay que reconocer que daban la talla, de hecho su concierto que vi en la gira de ‘Ballbreaker’ lo guardo en la memoria como uno de los mejores que he asistido en mi vida. Pero a lo que iba, desde 1981 han sido incapaces de reinventarse discográficamente y ofrecernos discos a tener en cuenta como si lograron hacer KISS con ‘Lick It Up’, Ramones con ‘Mondo Bizarro’ o Alice Cooper con ‘Trash’ por poner tres ejemplos. Muy pobre bagaje para a la que muchos consideran la mejor banda de Rock’n’Roll del planeta. A grandes trazos estas serían mis razones por las que ‘Power Up’ no entra en mis planes, bueno tampoco entró ‘Stiff Upper Lip” en los del 2000, que le vamos a hacer.

Sin Bon Scott no hay AC/DC, o al menos lo que queda es un pálido placebo para los que aún se quieran agarrar a alguna quimera rockera en pleno 2020.

“Power Up” (y lo digo con toda la jeta de no haberlo escuchado) es como querer tener sexo salvaje con aquella novia (o novio) que tuvimos hace tanto tiempo y que era tan guapa, sexy y excitante…Pero que todos sabemos que ya no es la misma (ni nosotros tampoco, para que vamos a engañarnos).

Y finalizando estas líneas ya voy colocando en mi reproductor el directo ‘If You Want Blood…You’ve Got It”. Rock’n’Roll sucio, trapero y en mi cara, en definitiva lo que son AC/DC y no la atracción de Disneylandia rockera que son ahora.

XAVI MARTÍNEZ

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*