A PROPÓSITO DE SCOTT WEILAND

In OPINIÓN, ¿QUIÉN ME PIENSO QUE SOY?

El pasado cuatro de diciembre nos levantábamos con la noticia de la muerte de Scott Weiland. Todo un historial de adicciones de sobras conocido le han llevado a este triste desenlace; una lástima, la verdad. Era un hombre joven, con vida y retos por delante y, aunque a pequeña escala ha dejado su impronta en la historia del rock, tampoco os voy a engañar: no creo que nos haya dejado un cantante irremplazable, ya que, en mi modesta opinión, Scott Weiland nunca estuvo en la categoría de los grandes (Robert Plant, Paul Rodgers, Chris Cornell, Kurt Cobain, James Brown, Rob Halford, Freddie Mercury, Elvis…). De hecho, servidor estuvo hace unos meses repescando los dos primeros discos de Stone Temple Pilots (‘Core’ y ‘Purple’) y, ¿qué queréis que os diga? Me parece que han aguantado bastante mal el paso del tiempo. Reconozco que en la época los disfruté muchísimo, pero a día de hoy suenan trasnochadísimos y muy ceñidos a una época muy concreta, sin ningún tipo de chispa. La verdad es que suenan igual de desfasados que cualquier disco de Ratt o White Lion; nada que ver con la enjundia y poderío que siguen transmitiendo obras como ‘In Utero’ o ‘Badmotorfinger’, y es que tampoco me imagino que a Johnny Cash le hubiera dado por reinventar ‘Vasoline’ o ‘Meatplow’ de STP para sus celebrados American Recordings. Luego, como siguiente hito destacable, llegó lo de Velvet Revolver y, la verdad, nunca de tanto salió tan poco. Un primer disco de rock ‘alternativo’ del montón, cuando ni tenía sentido hacer algo así, y un segundo que, escuchado el primero, ya ni me apeteció ahondar en él y dudo que me haya perdido algo. Pero bueno, esto no deja de ser mi opinión personal, tan respetable o execrable como el que piense que Scott Weiland es lo mejor que le ha pasado a la música desde la publicación del primer single de Elvis en 1954.

scott-weiland news

Lo que sí me parece asombroso (cierto, debería estar acostumbrado), es la caterva de plañideras que hay ahora mismo en la red de redes a razón de la muerte de Weiland. Que sí, que es muy bonito hacer un pequeño homenaje o recuerdo a alguien que en un momento determinado de nuestras vidas representó algo, pero resulta curioso que un personaje que estaba bastante olvidado sea ahora “uno de los grandes”, “un talento único”, “vocalista y frontman irrepetible”, “una pérdida irreparable”… y que salgan fans de hasta debajo de las piedras. Estoy seguro que una gran mayoría de los que habéis iniciado el proceso de beatificación del bueno de Weiland ni os habéis enterado que tenía una nueva banda, The Wildabouts, con la que ha publicado un disco este mismo año en la que no he visto que colgarais vídeos o hablarais con la misma intensidad con la que habláis de su muerte. Y es que la vieja máxima sigue funcionando a tope. ¿Cuál? Esa que dice que la muerte sienta muy bien. Esa muerte que ha convertido a simples soldados rasos en gloriosos estrategas o a rufianes en héroes.

Antes de que empecéis a patalear y a despotricar os dejo con unas palabras de Mary Forsberg.

“El 3 de diciembre de 2015 no es el día que murió Scott Weiland. Es el día que el público usará oficialmente para lamentar su muerte, y fue el último día en que pudo ser puesto frente a un micrófono para el beneficio económico o el disfrute de otros”

¿Qué quién es? Su ex mujer, que ha escrito una carta muy sensata a Rolling Stone sobre la glorificación de la muerte.

La podéis leer entera aquí.

XAVI MARTÍNEZ

Share

You may also read!

ORQUESTA MONDRAGóN (Sala Barts, Barcelona 15-06-2017)

Cuarenta años de historia y una auténtica fiesta rockera en directo: el tiempo no pasa por Javier Gurruchaga y

Read More...

QUINN SULLIVAN ‘Midnight Highway’

(Provogue) La verdad es que este asunto del blues rock contemporáneo se está volviendo algo cansino. La montaña de

Read More...

BARBARIAN SWORDS: PLAGA DE GUSANOS EN BARCELONA

Este próximo viernes 16 de junio a partir de las 20 h., se va a desatar el infierno en

Read More...

4 commentsOn A PROPÓSITO DE SCOTT WEILAND

  • Ya se nota que le tenias ganas!

    En una Heavy Rock del 99 ya decían que la iba a palmar, cuando lo vi con los VR 2004 no le daba un par de años mas. Ha jugado mucho con las drogas y ha aguantado bastante.
    De su disco Blaster con los Wildabouts ha sido grabado con pocos medios y suena fresco.
    No estoy de acuerdo en absoluto con “Core” y “Purple” .
    “SILVERGUN SUPERMAN” es un temazo!!!!
    Y a la ex de Weiland, Mary Forsberg, le han puesto a parir porque bastante tiene con la recaida del ultimo mes porque no dejaba que Scott viese a sus hijos y los había cambiado de Estado, pero esto ya es carroñero.

  • – scott weiland sí era un grande
    – tu criterio deja mucho que desear como crítico musical
    – claro ejemplo de darse mas impotancia a si mismo que a la triste noticia

  • De las palabras de Ms. Forsberg también se desprende despecho. Si os fijais, echa en cara que Scott se olvidó de sus hijos cuando se largó con otra. Y lamenta no haber sido invitada a la boda de Scott con su nueva esposa. Apliquemos el filtro adecuado a sus palabras.

    Por cierto, Xavi, polemista nato, no creo que para lamentar la muerte de Weiland uno tenga que controlar todos los pasos de su carrera. Qué más da si uno estaba al tanto de la existencia de The Walkabouts. Por ejemplo, ¿quién es el guapo que ha seguido todos los pasos de los miembros de Lynyrd Skynyrd durante las últimas 3 décadas? ¿Y acaso no nos puede joder cuando van falleciendo? O en el caso de tu idolatrado Elvis, ¿en 1977 sólo estaban legitimados a despedirle los que seguían al pie del cañón durante su fase decadente? Supongo que los rockers de 1957 también tenían derecho, aunque hubiesen cortado con él cuando se fue a la mili!

  • Coincido bastante contigo. Scott Weiland era uno de los grandes, pero nunca tuvo el reconocimiento artístico que pueda tener un Eddie Vedder, por ejemplo.

    Da mucha pena ver los vídeos de sus últimos conciertos y de las entrevistas en las que parece bastante ido. Se le había apagado el fuego, nada quedaba ya de la chulería de antaño. Parecía un hombre roto y sin autoconfianza. Su voz ya no llegaba y tenía una banda bastante chapucera en esta última gira que le llevaba por las provincias americanas y le obligaba a tocar en recintos pequeños y poco adecuados para el artista que él había sido en su momento.

    Desde su segunda expulsión de STP no logró levantar cabeza. Que un artista de semejante talla tuviera que recurrir al crowdfunding para su último álbum me parece bastante triste. No conozco su situación privada, pero si en los últimos meses de su vida no consumía drogas, queda claro que los excesos durante muchos años lo habían dejado muy tocado.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu