77 / The Mothercrow (Apolo [2], Barcelona 15/02/19)

Buena entrada en la remozada sala [2] de Apolo para volver a ver a unos de los hijos pródigos de la Ciudad Condal dentro del ciclo Curtcircuit, ya que hacía tiempo que no actuaban en directo en la ciudad.

The Mothercrow

Pero antes de 77 y con ya buena afluencia de gente salieron a escena The Mothercrow, emergente banda de la escena local. Esta era la tercera vez que les podía ver en directo, y sin duda ha sido la mejor de todas ellas. Se nota que el rodaje cogido y la grabación de su primer disco -que verá la luz dentro de poco- les ha hecho crecer como banda y ofrecieron un recital soberbio. Su rock de tinte retro setentero gustó al público y mostraron mucha solidez tanto como instrumentistas y como performers, con especial mención a su vocalista Karen que tuvo dominio del escenario, logrando que las miradas se fijaran en ella. Su faceta de vocalista es incuestionable y sabe cómo ofrecer entretenimiento (y a veces bebida) al público. “Lizard Queen” o “Revolution” sonaron robustas (por poner dos ejemplos) y por supuesto nos dejan con ganas de tener ya en las manos su primer larga duración.

’77

Tras este imponente entremés les tocaba la vez a los protagonistas de la noche 77, que como es habitual en ellos dudo que dejaran a nadie insatisfecho. Saben hacer de cada concierto suyo un acontecimiento y con un sentido de la estética impecable, ese logo hecho de bombillas a la KISS habla por sí solo. Empezaron con “Bread & Circus” de su último álbum, el no exento de cierta polémica ‘Bright Gloom” por su aperturismo estilístico. Pero fue cuando empezaron a desgranar sus viejos himnos a la AC/DC como “High Decibels” o “Down And Dirty” cuando el público perdió la chaveta. No hubo marcha atrás y aquello se convirtió en una celebración del Rock & Roll por todo lo alto, de esas que te pegan en el pecho. Y tratándose de fiesta no podían faltar amigos en el escenario como su productor Refree. Sin prisa pero con muy pocas pausas iban cayendo las tonadas sin parar y el jolgorio iba in crescendo, especialmente cuando LG Valeta decidió pasearse por toda la sala (barra incluida) para ir disparando solos de guitarra a discreción en “It’s Alright”. Llegaban los bises y con público y banda con ganas de más jarana, recta final que se inició con una muy apropiada versión del “We Will Rock You” en clave ‘Live Killers’. Más energía y sudor en la acertada para los tiempos que corren “I Want My Money Back”. “Big Smoker Pig” llevó al escenario a su ex bajista, el frenético Aitor Rau y la cosa acabó con toda una declaración de intenciones y principios; “We Want More Rock And Roll”. La cosa ya no daba para más, pero 77 reconquistaron a la audiencia de su ciudad (si es que alguna vez la habían perdido). Maximum Rock’n’Roll, sin duda

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*