5 CONTRA 1 (TORI SPARKS)

Tori Sparks, músico y cantante nacida en Chicago que grabó discos en Nasville pero que lleva ya afincada en Barcelona desde hace un tiempo. En su música combina sus raíces americanas con la influencia del flamenco más puro. El próximo 20 de abril publicará su nuevo álbum, que llevará por nombre ‘Wait No More’ y que ha sido grabado en directo. Como figura habitual de la escena le hemos invitado a nuestro tercer grado melómano, para que nos cuente cosas sobre los discos que más le han marcado y aquel que le ha dejado poco más que indiferente.

Hay tantos discos que podría añadir a esta lista… Hay unos cuantos álbumes que me han enseñado algo importante a lo largo de mi vida, como persona y como músico. Están los que descubrí en mi fase adolescente en la universidad de Nashville, y más tarde en  Barcelona y Granada… podría redactar cinco listas de cinco discos de cada una de estas épocas. Entonces, vuelvo a mis raíces, y os hago un a lista 5 discos que me han mostrado algo importante y definible como músico, justo cuando empecé a tocar la guitarra, a escribir canciones y a hacer conciertos.

LOS CINCO

David Bowie ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars’ (1972)

Es el primer álbum suyo que escuché, en cassette, en la casa de mi tía un verano cuando tenia trece años. Me gustó el color de su voz, y el mundo que construía con las letras. Más tarde empecé a hacer un poco de búsqueda y descubrí ese universo que es la discografía de Bowie. Este disco fue la puerta a ese universo, digamos. Es un artista que me ha marcado mucho por su continuo experimentación como músico y como showman.

Tom Waits ‘Rain Dogs’ (1985)

Tenía catorce años y lo descubrí por una amiga mía. Nunca había oído algo así, fue entrar en un mundo sónico y con un estilo escribiendo letras totalmente propio; No hay nadie como Tom Waits. Me ha influenciado mucho como compositora y arreglista, a mí y también a muchísimos músicos. Gracia a él también empecé a investigar en el mundo de blues, aunque este disco contiene un montón de estilos aparte de blues.

Tori Amos ‘From the Choirgirl Hotel’ (1998)

Lo escuché con quince años porque un amigo mío me dijo: “¡Hay una cantante con tu mismo nombre y con un tema en un disco que es tu apellido, lo tienes que escuchar!”. Para mi fue una artista muy interesante, una mujer que no tenia ningún miedo de su sensualidad, que rockeaba y gritaba sin vergüenza, que combinaba su propia manera de escribir y cantar con unas tablas indiscutibles.  Fue interesante ver que la energía rock podría vivir dentro de otros estilos de música.

Big Brother & The Holding Company ‘Cheap Thrills’ (1968)

Es el primer disco que oí de Janis Joplin, con dieciséis años. (Creo que lo tenia en casa mi madre.) Me gustó que no tuviera un sonido limpio, las guitarras y la voz se empujaban hasta el límite. De Janis aprendí una cosa muy importante en el momento de actuar: aunque es importante tener técnica como cantante, es en el directo cuando tira más transmitir la emoción que mostrar una técnica perfecta. Así llegas al público, da igual lo que esté pasando.

Joni Mitchell ‘Blue (1971)

La escuche por primera vez cuando tenía diecinueve años y estaba estudiando en Paris. Solía escuchar más música de bandas: U2, The Beatles, etc… O si era de un solista, siempre tenia una banda completa detrás. Me gustó que con su guitarra, su voz y poca cosa más, siempre con los demás instrumentos como adorno, pero manteniendo con sus arreglos de guitarra siempre la base contaba sus historias, que ya tenían su propio encanto, sin necesidad de nada más.

EL UNO

Rosalía  ‘El Mal Querer’ (2018)

Que puedo decir… sé que este disco está muy de moda en este momento, pero es el primero que se me ha ocurrido como respuesta. El álbum es un producto muy bien hecho y hay cosas admirables del proyecto; la calidad de la producción es muy alta, los videoclips son chulos y personalmente siempre me alegro por cualquier artista que tenga tanto éxito en esta industria tan complicada. Estas son las cosas positivas.  El “problema,” entre comillas, es que había leído críticas que hablaban de este disco como algo muy diferente, casi revolucionario, que rompía estilos. Cuando lo escuché, fue oír una chica con una bonita voz, que ha cambiado su estilo para hacer hip-hop con guiños a sus raíces aflamencadas. Una decisión inteligente a nivel de marketing, pero que musicalmente no aporta nada nuevo. Pero este disco no fue hecho para ser ni “interesante” ni revolucionario, fue diseñado para el mercado mainstream, y ha funcionado bien. Quizás hubiera reaccionado de otra manera si hubiera escuchado el disco sin tener expectativas tan altas creados por la prensa y  por las redes, pero lo dudo. No soy ni fan, ni anti-fan del álbum… solo que las reseñas lo pintaban como otra cosa diferente de lo que es.

FOTO: JOSEP Mª LLOVERA

FOTO PÁGINA PRINCIPAL: AKRA PRODUCCIONES






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*