5 CONTRA 1: JUSTO CONDE (PANCHO)

justoVocalista, guitarra, compositor y armonicista de Justo y Los Pecadores.  Y ahora también al frente del proyecto Pancho que se estrena en directo en nuestra fiesta de este próximo 28 de septiembre. Aprovechamos para que nos cuente un poco sobre sus discos de referencia,  y sin duda nos deja claro que es un tipo de gustos muy clásicos.

 LOS CINCO

The Rolling Stones –Exile On Main Street: El sueño de cualquier músico que se quiere divertir creando, rodeado de amigos y viviendo día a día ese proceso de creación sin pensar donde te va a llevar. La crudeza de su sonido, atemporal y honesto, me transporta cada vez que lo escucho a la primera vez que lo escuché y, cómo entonces, aún hoy, he de parar de hacer lo que hago cuando suena el riff de «Tumbling Dice» o el piano de «Loving Cup».

Bob Dylan –Love And Theft: Fue el primer disco en mucho tiempo que no me dio opción a pensar antes de volver a apretar el play del reproductor: Jack Frost me atrapó en su viaje al pasado y me abrió los ojos en cuanto a mi música futura; hizo del trabajo de Charlie Sexton y Larry Campbell a las guitarras una lección de Rock and Roll necesaria para los amantes del sonido americano de raíz y, con esa producción tan áspera y pantanosa, pintó un paisaje diferente en cada tema.

Bruce Springsteen –The River: Cuando me saqué el carné de conducir, en mi Seat 133 sólo sonaba ese disco. Fuera donde fuera de fiesta con mis colegas, no paraban de sonar «The Ties That Bind», «Sherry Darling», «You Can Look…»; eran una inyección de adrenalina en una época en la que mis ganas de rock and roll se pasaban por el forro los límites de velocidad y la postura al volante. Viajábamos y bebíamos juntos escuchando a todo trapo «The River» en mi «Stolen Car» (el coche se lo cogía a mi madre sin permiso cada noche de viernes hasta que se rompió el motor y no se compró otro).

David Bowie –Ziggy Stardust: No conozco a nadie que no le guste este disco. Desde el inicio de «Five Years», con esa batería a medio camino entre la sincopa y el tropiezo, hasta el último suspiro de «Rock and Roll Suicide», con esas cuerdas cerrando el disco a modo de ataúd, no sobra ni falta nada. Creo que David Bowie, Mike Ronson, Trevor Bolder y Mick Woodmansey bordan la que fue para mí la primera escucha de una obra maestra. Tanto me sorprendió que me llevé el disco  de la fiesta donde estaba invitado. Lo siento, no fue un crimen, fue una necesidad, pido disculpas por ello… Además, hice caso a las advertencias de la contraportada de la versión española de RCA/Victor que me agencié y puse el aparato de música «para ser tocado al volumen máximo» al volver a casa. No creo que les gustase a mis padres… qué le vamos a hacer.

Rod Stewart –A Night Of The Town: ¿Por qué?: escuchad la segunda cara del Lp y se os pondrá la piel de gallina con esa banda llamada «The Garage Band»: Steve Crooper, Joe Walsh, Donal «Dook» Doon y la Tower of Power Horn Section, entre otros. Rod Stewart firma cuatro temas de los nueve que lleva el Lp, pero los demás son «suyos», o por lo menos demuestra que fueron hechos para él. Escuchar «The Wild Side of Life» en su voz es como sumergirse en una taberna de carretera viciosa y lujuriosa y no parar de bailar, «Big Bayou» deja de ser un clásico del country-Rock de los hermanos burrito voladores para convertirse en un puñetero rock  and roll chuckberryniano que no para de hacerte saltar… Creo que gasté los surcos de ese Lp en un año.

EL UNO

Mick Jagger –Primitive Cool: No sé por qué lo compré. Lo puse una vez y recuerdo que levantaba la aguja rápidamente en busca de algún surco que me atrajese la atención y consumí las dos caras del lp en un santiamén. Lo guardé y no lo volví a intentar. Jeff Beck tampoco aporta nada a ese nefasto ejercicio de anti-stonianismo de mi admirado Mick. La historia colocó en su sitio las cosas al año siguiente, cuando Keith sacó el «Talk Is Cheap»… ¡menos mal!






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*