5 CONTRA 1: BIG MARIO (HELL’S FIRE)

Que los madrileños Hell’s Fire han firmado uno de los mejores discos de metal nacional ya no es un secreto. En Rock On quedamos encantados con ‘Rest in Riffs’ (podeis leer la crítica aquí) y hemos fijado nuestra mirada en ellos, esperando ver su evolución como banda. De momento, ahora mismo están en plena gira promocional por el país y este mismo viernes 26 tocarán en la barcelonesa Rocksound.

Quisimos saber más sobre sus influencias y contactamos con Big Mario, su vocalista, para que nos contara cuáles fueron los discos que le cambiaron la vida… y qué trabajo le dejó con el seño fruncido. Aquí teneis el resultado.

LOS CINCO

TYPE O NEGATIVE ‘Bloody Kisses’ (1993)

Nunca olvidaré esa cassette TDK que me grabó un colega, allá por el 94/95, con este disco y el ‘River Runs Red’ de Life of Agony. Fue amor a la primera escucha. Por aquella época quería mierdas extremas, cuanto más mejor, pero fue escuchar TON y aluciné. Jamás había escuchado una banda así, jodidamente única. Desde ‘Christian Woman’ hasta ‘Blood & Fire’, una autentica obra de arte de principio a fin. Triste, depresiva por momentos, pero cargada de una visión romántica increíble y unas atmósferas que sólo ellos sabía crear. Para mí, la magia de los Type radica en que, cuando estas jodido, con ganas de mandarlo todo a la mierda, es una banda sonora perfecta, y a su vez, cuando estas de subidón, también puedes ponértelos y fliparlo. Pocas bandas consiguen ese efecto en mí.

Esa mezcla de los resquicios de Carnivore en temas como ‘Kill all the white people’ o ‘We hate everyone’, que aún era mas presente en el primer disco ‘Slow, Deep and Hard’, combinadas con los temas que te envuelven en el aura Type como ‘Black nº1’, ‘Bloody kisses’, ‘Can’t Lose you’, ‘Too late: Frozen’ eran el secreto del éxito de los de Brooklyn.

Y qué voy a decir de Peter Steele, sin duda todo un referente para mí, a nivel artistico, compositivo, letrístico… Creo que era una de esas almas atormentadas que canalizaba toda su rabia, su odio y su dolor a traves de su música, absolutamente mágica e inigualable. Posiblemente este disco sea tan necesario e importante para mí como respirar.

DOWN ‘NOLA’ (1995)

Para mí, uno de los discos mas perfectos que se han hecho en la historia. Y no me extraña viendo el dream team que se juntó para formar esta titánica banda. Phil, Pepper, Kirk, Todd y Jimmy, los reyes del Underground de New Orleans, una de las zonas geográficas con más influencia en el mundo del Stoner/Metal/Sludge. ¡Estos chicos posiblemente se cayeron de pequeños en la marmita del Mojo, jaja!

Creo que la premisa de este disco fue clara entre ellos, “…vamos a divertirnos y a plasmar el porqué nos dedicamos a esto de la música”. Abrieron la coctelera, metieron sus influencias como Trouble, Saint Vitus, Thin Lizzy, Sabbath, Pentagram o Lynyrd Skynyrd…y le añadieron el toque único que tienen los de Nola.

Ya el riff de ‘Temptations Wings’ te pone sobreaviso de lo que está por venir, una autentica enciclopedia de riffs mastodónticos que se graban en el hipotálamo según los degustas, Kirk y Pepper hacen una pareja de guitarristas perfecta, las melodias con las que juegan, los doblajes, las atmósferas que son capaces de crear, con la base robusta de Sexy T al bajo, y un Jimmy Bower que siempré fue uno de mis baterias predilectos. No será un Mike Portnoy, pero quien lo necesita cuando tienes a un tipo que hace real eso de ‘menos es más’. Y qué voy a decir de Phil, simplemente perfecto, único en su manera de rasgar la voz de manera brutal pero dotando a todos los temas unas melodias que hacen de este un disco ‘redondo’ lo mires por donde lo mires. Y esque no hay un solo momento de flojeo, unos tíos capaces de mezclarte unos riffs a lo Thin lizzy como en ‘Rehab’ o ‘Temptations Wings’ con partes pesadas como pelotas de mamut sin apenas pestañear; meterte en unos pasajes al mas puro estilo Sabbath peyotero como ‘Jail’ o ‘Pray for the locust’ , o un tema tan jodidamente perfecto como ‘Eyes of the south’. ¡¡Qué manera de ir metiéndote en harina tiene ese tema!!! Su oda al humo como es la pesada y sabbathica a lo sweet leaf…’Hail The Leaf’…y terminar el disco con esa cabalgata de rinocerontes fumados como es ‘Bury me in smoke’. Son unos tíos que saben lo que hacen sin pensar en lo que hacen, porque lo llevan dentro, porque han mamado esta música y es donde se sienten como pez en el agua, y eso en este disco se aprecia y se degusta como un buen vino o una buena hierba.

BLACK SABBATH ‘Vol.4’ (1972)

En un documental escuché a Jimmy Bower decir ‘Escuchar ‘Wheels of confusion’ sentado en el capó de mi coche mirando las estrellas en Nuevo México es para mí encontrarme con Dios…’ Y me parece una frase perfecta para definirlo, porque esa manera de abrir este discazo es casi divina. Todos los discos de Sabbath de la época Ozzy me vuelven loco, pero tengo especial predilección por éste. ‘Tomorrows Dream’, ‘Supernaut’, ‘Snowblind’ te atrapan en ese aura sabbáthica, mágica, y si lo juntamos con ese ‘Changes’, ‘Laguana Sunrise’, momento perfecto para darle a los alcaloides para adquirir la profundidad necesaria jaja.  Con esas andanadas doomers de la gloriosa ‘Cornucopia’ o ‘Under the Sun’ te das cuenta de por que son los arquitectos no solo del rock pesado, Stoner, Doom y Metal. Sabbath son un todo, ¡son los padres! ALL HAIL THE ALMIGHTY SABBATH!!

PANTERA ‘The great southern trendkill’ (1996)

Muchas veces en nuestros peores momentos sacamos lo mejor que llevamos dentro, y esta obra de arte del metal es la demostración. Con el núcleo de la banda dividido, un Phil Anselmo jodido, con la espalda hecha mierda, consumiendo jaco, viviendo su infierno personal en su Nueva Orleans natal y los hermanos Abbott y Rex en Texas, grabando el disco por separado… Parecía que pintaba mal la cosa, pero se sacaron de la manga el que para mí es EL DISCO de Pantera. Oscuro, sucio, denso, agobiante, como el caluroso y sucio sur… PERFECTO.

Nada más empezar ya te ponen una navaja en el cuello con ‘The great southern trendkill’. Pero es que no bajan la intensidad en ningún momento, ni siquiera con temas como ’10’s’ o ‘Suicide note pt.1’, que son autenticos paseos por el Infierno. El groove sureño de ‘Drag the waters’, la violencia de ‘Suicide note pt.2’ o ‘Hell’s wrath’ te enganchan cual yonki a su chuta. En su momento fue un disco que la gente no digirió muy bien, bastante criticado, y con bastante carga de critica hacia la escena en sus letras, como en ‘The underground in America’. Venían de un disco ultra-violento como ‘Far Beyond Driven’, que además les llevó a ser nº1 en la Billboard, pero que para mí fue una increíble vuelta de tuerca más a su sonido único. Un disco que siempre que lo pongo es para escucharlo entero. Adictivo e insuperable.

DANZIG ‘4’ (1994)

Los 4 primeros discos de Danzig son la Biblia para mí, pero si tengo una especial predilección por alguno es sin duda con éste. Me parece una jodida pasada, desde ‘Brand new god’ nada más empezar, directa a la yugular, al inicio desértico y oscuro de ‘Little whip’, temazo que sube de intensidad poco a poco envolviéndote en el aura Danzig, puedes sentir el olor a azufre y sangre, todo con esa clase que imprime siempre el sello Evil Elvis. ‘Can’t Speak’ te vuelve a introducir en las tinieblas para continuar con la bluesera y jodidamente increíble ‘Going down to die’, y es que nadie sabe combinar ese rollo bluesero con el rock mas oscuro como Danzig y sus compinches. Creo que John Christ era el guitarrista perfecto para Danzig, esos riffs marca de la casa como en ‘Until you call on the dark’ y la actitud de Chuck Biscuits y el macarreo de Eerie Von hacen un pack perfecto, ahí esta como demostracion ‘Bringer of death’ por ejemplo. Y esas envolventes y oscuras ‘Son of the morning star’, ‘Let it be captured’, hacen que el conjunto del disco sea jodidamente perfecto, siempre fue una gran influencia para mi Glenn, sus letras, su mundo, algo que va mas allá de ser sólo una banda, sólo un disco, sólo música.

EL UNO

Danzig ‘5: Blackacidevil’ (1996)

Igual que soy un devoto de Glenn, con este disco soy bastante critico. Lo intenté en su momento y la verdad es que de vez en cuando lo sigo intentando, pero soy incapaz de tragarme este disco entero, prácticamente ni de escucharme tres temas seguidos, jaja. Creo que a Glenn se le fue la pinza totalmente, no sé qué quiso intentar pero desde luego la incursión en el mundo del Industrial rock no fue la mejor idea que tuvo, aunque con ‘6:66 Satan’s Child’ lo volviera a intentar más acertadamente. Un disco ruidoso, sin sentido, una producción horrible y eso que nunca fui extremadamente puntilloso con las producciones, para mí siempre prevalecen los temas sobre las producciones, pero es que esto no hay por donde cogerlo. Lo mismo con unas anfetas encima la cosa cambia, jaja, pero me da pereza intentarlo. En general un álbum cutre y sin ninguna chicha. A Glenn se lo perdono, pero desde luego viniendo del ‘Danzig 4’, este disco es una auténtica chusta insufrible.

Deja un comentario

*